<br/><br/>Aquí encontrará la información esencial acerca del control de acceso



Aquí encontrará la información esencial acerca del control de acceso

Vigilancia

Control de acceso y video-vigilancia

Para sus terminales de Le Verdon y de Bassens, el puerto ha implementado un sistema de control de acceso y de video-vigilancia. El control de acceso permite:

  • Controlar el acceso de personas a las instalaciones portuarias.
  • Impedir el acceso no autorizado a las instalaciones portuarias, a los buques amarrados en dichas instalaciones y a las zonas de acceso restringido de las mismas.
  • Controlar la afluencia y mantener la fluidez de la explotación

La video-vigilancia permite alcanzar los siguientes objetivos:

  • Disuadir a los autores potenciales de actos criminales
  • Vigilar a distancia los diferentes sectores
  • Facilitar la investigación tras el acaecimiento de un suceso
  • Disipar las dudas en caso de alarma
  • Asistir el control de afluencia de vehículos o personas
  • Detectar el movimiento de objetos o individuos

Hay otras zonas del Puerto Atlántico de Burdeos que también pueden estar equipadas para el control de acceso y video-vigilancia, como el centro técnico de Burdeos-Bacalan, que co-habita con la sede del puerto, o los muelles de carga petroleros o quimiqueros localizados en Ambès.

Principios generales de emisión y utilización de acreditaciones

La decisión de autorizar el acceso a la zona portuaria de Bassens recae en el Agente de Seguridad Portuaria (ASIP).

Para poder justificar su acreditación, principalmente durante los controles aleatorios, cualquier persona que se encuentre en las instalaciones portuarias deberá ir provista de una autorización de acceso.

La autorización de acceso es emitida para las necesidades de explotación, mantenimiento o cualquier otra actividad profesional considerada de utilidad por la entidad correspondiente.  Dicha autorización es suspensiva y revocable por la autoridad que la emite.  Se materializa por medio de una tarjeta de acceso (acreditación).

El hecho de poseer de una acreditación no implica, para su portador, la obtención automática de acceso ilimitado a todos los equipamientos portuarios.

La tarjeta de acceso autoriza a su portador a penetrar en la (las) zona (s) identificada (s). Está sujeta a la observancia de las normas de seguridad y de los diferentes controles.

Las disposiciones generales en cuanto a la utilización de acreditaciones, el registro de datos personales, la determinación de responsabilidades y las obligaciones de confidencialidad, las tarifas, etc., se recogerán en una  “normativa de uso”.